Publicidad

AngloGold Ashanti: "Quebradona atraerá a otras compañías para invertir en Colombia"

Publicado hace 1 semana

AngloGold Ashanti: "Quebradona atraerá a otras compañías para invertir en Colombia"
Quebradona será un gran polo de IoT y contará, entre otras ventajas, con analítica avanzada, vehículos autónomos y eléctricos, y sistemas de predicción de fatiga.

La multinacional sudafricana AngloGold Ashanti marcará hitos en la minería colombiana, al utilizar tecnología 4.0 en su mina de cobre subterránea Quebradona e introducir el uso de camiones autónomos operados con tecnología de redes de quinta generación en el país, entre otras innovaciones.

Estas innovaciones apuntan, también, a mantener a raya el consumo energético y las emisiones de carbono.

El gerente de innovación de la firma en Colombia, Andrés López Bermúdez, señala que apenas cuenten con la licencia ambiental, arrancarán la construcción de la mina de US$ 1 400 millones.

López añade que la mina será un gran polo de internet de las cosas y contará, entre otras ventajas, con analítica avanzada, vehículos autónomos y eléctricos, y sistemas de predicción de fatiga.

¿En qué estado se encuentra Quebradona?

El Programa de Trabajos y Obras (PTO) ya lo aprobó la gobernación de Antioquia y lo que sigue es la licencia ambiental. La evaluación de la licencia está un poco demorada, nosotros estamos a la espera.

Colombia no tiene tiempos límite para los estudios. Estamos preparados desde el año pasado para la audiencia pública a la que debe citar la autoridad nacional y esperaríamos tener una respuesta en el corto plazo.

Tenemos un estudio técnico sólido, responsable, que cumple con las condiciones y los mejores estándares globales.

Nosotros diseñamos con los estándares australianos, incluso por encima de los estándares que tiene Colombia. Esperamos salir adelante con el proyecto, porque es bueno para el país, es bueno para el suroeste y, por supuesto, es bueno para la compañía.

¿Una vez que obtengan la licencia ambiental iniciarán la construcción?

Sí. Inmediatamente después de que se obtenga la licencia empezaremos la etapa de construcción, que demandará 4 años y una inversión de aproximadamente US$ 1 400 millones. Tenemos que construir dos túneles de 6km, más todas las vías asociadas a la extracción del recurso mineral subterráneo, más la planta de procesos y adecuar todo lo que se requiera.

Después de 4 años de construcción empiezan 21 años de operación. Una propuesta de 4,9 millones de toneladas de concentrado de cobre, más 2,2 millones de onzas de oro y otros minerales que están allí, pero principalmente cobre.

Estamos pensando en que las personas vivan en los municipios cercanos, por lo que debemos construir los espacios necesarios y, por supuesto, fortalecer las vías que están en la zona y el parque biodinámico.

La viceministra de Minería, Sandra Sandoval, ha hablado de agilizar procesos. ¿Podría arrancar la construcción en 2022 y la producción en 2026 si Quebradona obtiene la licencia este año?

Así es. En 2026 deberíamos tener la primera tonelada de concentrado de cobre.

¿Qué implica el período de 13 años para el cierre de la mina?

Cuando estemos en la etapa de construcción empezaremos a construir el parque biodinámico, que es nuestra propuesta de cierre.

Nosotros decidimos hacer un cierre anticipado; es decir, tenemos la mina y al lado vamos a construir un parque ecológico y turístico con un enfoque de sostenibilidad y una capacidad de 1 700 personas, que será un atractivo turístico para el suroeste y para Jericó.

A medida que la mina empiece a avanzar y producir, va a empezar a utilizar unas zonas para depositar los relaves secos e inertes, y a empezar la reforestación. El parque de 10ha que abrimos el mismo día que empecemos la producción se empezará a expandir hasta alcanzar 577ha después de 21 años de producción.

¿Cómo va a cambiar la minería en Colombia una vez que Quebradona entre en operación?

Muchos inversionistas están esperando ver qué pasa en Colombia con AngloGold Ashanti y con Quebradona. Yo creo que atraerá a otras compañías para que sigan invirtiendo en el país.

Las inversiones que hemos hecho nosotros son importantes y serán un buen espaldarazo para que la minería moderna a gran escala, que es capaz de hacer procesos de compensación adecuados y tener esquemas de sostenibilidad, pueda tecnológicamente atraer a muchos proveedores, porque van a haber oportunidades en Colombia con AngloGold y otras empresas que llegarán.

¿Qué más se puede esperar tecnológicamente de Quebradona, además de camiones autónomos?

Estamos pensando en varias cosas. La mina es un gran hub de internet de las cosas. Nosotros calculamos, por lo menos, 300 000 variables que se van a conectar en un solo lugar, en un nodo, donde vamos a tener analítica avanzada. Esperamos tener 5G, siempre y cuando comercialmente en el país ya esté disponible. Se requieren hubs 5G privados para compañías, sobre todo en la industria, donde necesitamos conectar muchos sensores y tener velocidades importantes.

En vehículos autónomos, estamos calculando –aproximadamente– entre perforadores y cargadores, unos 20 de los que mostramos esta semana.

Estamos pensando en sistemas de predicción de fatiga, bandas encefalográficas, sistemas de detección de alcohol y drogas, porque nuestro planteamiento es una compañía saludable. Desde el ingreso se escogerá de manera aleatoria para determinar la condición de las personas, incluida la fatiga, entre otras cosas.

La tecnología robusta se empezará a incorporar una vez terminada la construcción; es decir, operaremos con tecnología de punta después del cuarto año de construcción.

¿Tendrán vehículos eléctricos?

Sí, queremos tener la flota eléctrica. Queremos un transporte a batería para todo el personal y proveedores que se muevan hacia el proyecto.

También queremos empezar a validar el hidrógeno. Sabemos que no está todavía tan maduro, pero queremos apostarle a ello.

Definitivamente la predictibilidad de la producción, la predictibilidad de la fatiga, la predictibilidad en el proceso de mantenimiento, hacen parte de nuestra esencia.

Sabemos que se requiere, por lo menos, un par de años de producción para poder calcular predictibilidad, pero eso nos interesa mucho. Esto es un hub de tecnología. Nos queremos ver más como una compañía tecnológica, porque estamos atrayendo tecnologías que el país no conoce.

Vamos a mandar un muy buen mensaje a las otras compañías, a la industria en general y, por supuesto, a la reputación minera.

Sabemos que la minería ha cometido errores, pero creo que estamos en el mejor momento para hacer una transición, porque el mundo lo necesita, por el cambio climático. Como compañía sabemos que tenemos la capacidad de lograrlo.

Desde el punto de vista tecnológico, ¿podríamos pensar que Quebradona es para Colombia lo que es Quellaveco para Perú?

Podría asimilarse en tecnología. Obvio que de aquí a 2026, cuando Quebradona esté en operación, posiblemente la tecnología haya avanzado mucho más y tengamos mayor sofisticación.

Normalmente las empresas mineras en Colombia, incluso en otros países que tienen muchos años, van haciendo transiciones tecnológicas, pero siguen de base con la tecnología que tenían hace 30 o 40 años y les ha funcionado.

Esta es una transformación total de la versión minera que, tal vez, podríamos ver en Australia, en Canadá, en los países nórdicos.

¿Por qué Quebradona está en el ojo de los inversionistas, además de la tecnología?

Básicamente, porque es un proyecto de gran escala, que está haciendo una propuesta diferencial y disruptiva a nivel global.

Como AngloGold Ashanti hemos tenido una madurez mayor en cada una de nuestras minas, pero particularmente en esta, porque se planeó como una mina con propósito: dejar el lugar mejor de lo que lo que se encontró y eso implica rodear al municipio de opciones sociales, ambientales y económicas favorables.

Es un proyecto regenerativo y, tras este tema, está apostarle a la carbononeutralidad, a la reducción de emisiones. Desde ya estamos mirando dónde tener implicaciones con energía verde. Tenemos una estrategia de economía circular minera: con nuestros relaves, que son inertes, podemos reducir el costo por km de vía pavimentada hasta en 30%. Ya hicimos pruebas en el municipio de Jericó con los relaves.

Los relaves, la recirculación del agua, el uso de residuos para producir las botas de los trabajadores y otra serie de elementos que vamos a demandar en la mina, el alargue de vida de ciertos equipos para no tener que consumir y transportar desde otras partes del mundo, hacen parte de nuestra esencia de circularidad y eso es buscar ser una mina de residuo cero.

Tenemos una apuesta de tecnología de punta y eso es llamativo para el nuevo talento, es inspirador y, de alguna forma, está asociado a la confiabilidad y seguridad.

Fuente: BNamericas

También te puede Interesar

Suscríbete al Boletín de Noticias

¿Deseas recibir Información para suscripción a la Revista Tecnología Minera?