scem Publicidad

Stracon: "Nuestro siguiente paso podría ser entrar en Norteamérica"

Publicado hace 2 meses

Stracon: "Nuestro siguiente paso podría ser entrar en Norteamérica"
Steve Dixon, CEO de la empresa de ingeniería y construcción minera, detalla en exclusiva la estrategia de expansión de la empresa tras separarse del grupo Graña y Montero.

A finales de marzo, el grupo Graña & Montero dio un nuevo paso en el plan de desinversión con el que buscan alcanzar una mayor holgura financiera: vendió Stracon GyM por US$77 millones, el brazo minero de su unidad de ingeniería y construcción. El comprador no fue otro que el CEO de la empresa, Steve Dixon. Así, la empresa regresa a su estructura del 2011, año en que, luego de trabajar múltiples joint ventures con GyM, se fusionó al negocio minero de la constructora peruana.

Hoy, Stracon ya se prepara para su ‘nueva vida de soltero’: en los próximos dos meses revelará su nueva imagen y comenzará a operar en oficinas propias. Así, la empresa de servicios mineros ya piensa en cómo aprovechar el actual ciclo minero de precios altos de los metales y continuar con su proceso de internacionalización, ahora con miras a otras regiones. Steve Dixon cuenta en exclusiva a SEMANAeconómica cuál será la estrategia de la empresa para concretarlo.

En setiembre usted dijo que Stracon era un core businessde GyM y por eso no se vendería. ¿Qué cambió?

Hubo varias conversaciones sobre esta posibilidad a mediados del año pasado; definitivamente, no era una venta que ellos querían realizar. Sin embargo, la decisión se tomó a finales del año. Yo lo vi como una oportunidad en lo personal para aumentar mi accionariado —antes era de 12.5% y hoy alrededor de 40%— en un momento en que la confianza en la actividad minera se ha renovado.

Algunos analistas consideran que el precio pactado fue menor de lo esperado.

Hay un montón de factores que son relevantes para obtener el valor de mercado. Nosotros hicimos un análisis detallado de la compañía y el resultado es el monto publicado. Desde mi punto de vista es un precio razonable —US$77 millones más la deuda de la empresa—. Además, hoy la compañía es más pequeña que en años anteriores.

¿Cómo llega a participar Ashmore dentro de la compra y qué rol cumplirá?

Es una empresa que ya tiene experiencia en el Perú a través de negocios de energía —Luz del Sur, Cálidda y Fenix Power— y en otros mercados emergentes. Tendrá alrededor de 60% del accionariado, por lo que su rol será el de accionista mayoritario y de guiar la empresa en términos de gobierno corporativo. También nos provee de espaldas financieras sólidas mientras nosotros buscamos diversificarnos y continuar con la internacionalización de la empresa.

Antes era más cauto sobre el ciclo minero, ¿cuáles son sus razones para mostrarse más optimista?

Estamos viendo señales de que proyectos mineros tanto en el Perú como en la región están avanzando. El PDAC es un buen termómetro de la confianza en el sector: había mucho más optimismo y el Perú tuvo una participación destacada. Vimos la compra de Stracon GyM como una oportunidad de tomar ventaja del siguiente ciclo de la industria y asegurar la posición de la compañía hacia adelante.

Ganaron recientemente la licitación para el movimiento de tierras del proyecto Quellaveco de Anglo American. ¿En qué otras licitaciones están participando?

Esa licitación la operaremos como un joint venture junto a GyM, como hacíamos antes de nuestra fusión. Estamos participando en otros paquetes de movimiento de tierras en Quellaveco. También en la licitación de actividades mineras en el proyecto Mina Justa [de Minsur]. También en otros países de la región estamos participando: Chile, Brasil, Argentina, México y Colombia. Hemos tenido algunas conversaciones con Barrick para también participar en el proyecto Lama [en Argentina].

¿Cómo ha avanzado su proceso de internacionalización?

En el 2017, el 45% de nuestras ventas vinieron de operaciones afuera del Perú. Nuestro foco en estos años ha sido desarrollar una presencia en Latinoamérica. El siguiente paso podría ser entrar en Norteamérica. Varios de nuestros clientes actuales tienen operaciones ahí. Ashmore está enfocado en mercados emergentes, por lo que más adelante podríamos ver oportunidades en África.

Estarían llevando la internacionalización a otro nivel…

Sí, pero queremos tomar las cosas con calma. En el ciclo bajo de la minería hemos ganado presencia en Latinoamérica y nos hemos preparado para ingresar en nuevos mercados. Nuestro foco es trabajar por proyectos específicos, antes que establecer oficinas: establecer alianzas con empresas locales y, una vez que ganamos un proyecto, asignamos una mayor cantidad de recursos. En Cobre Panamá, por ejemplo, ya tenemos alrededor de 3,000 personas trabajando.

¿A cuánto esperan que llegue su backlog en el 2018?

Tenemos un backlog saludable. En el 2018 nuestro objetivo es asegurar US$300 millones en contratos entre el Perú y otros países de la región.

¿Cuál es su meta en ventas?

Queremos regresar a los niveles de ventas que tuvimos durante el último boom minero. Esperamos alcanzar una facturación de US$500 millones entre el 2020 y el 2021, que fue el nivel de ventas que teníamos alrededor del 2014.

Fuente: Semana Económica.

También te puede Interesar

Suscríbete al Boletín de Noticias

¿Deseas recibir Información para suscripción a la Revista Tecnología Minera?